Previous | Next | Index of this work | List of works | TrueSeeker Home Page

Valle Del Amor

y será consumido en el fuego del amor. En esta ciudad se erige el cielo del éxtasis, brilla el sol del anhelo que ilumina al mundo; y el fuego del amor al arder reduce a cenizas la cosecha de la razón.
1

El caminante ya no se percata de sí mismo, ni de nada a su alrededor. No discierne ya entre ignorancia y conocimiento, duda o certeza; ni distingue la aurora de guía de la noche del error. Huye tanto de la fe como del descreimiento, y el veneno mortal le es un bálsamo. Por eso dijo `Attár [1] :

2

Para el infiel, error y para el sumiso, fe.
Para el corazón de `Attár, un átomo de Tu dolor.
3

El corcel de este Valle es el dolor, y sin él esta jornada no tendrá fin. En este estado el amante no piensa sino en el Bienamado y no busca refugio slvo en el Amigo. A cada instante ofrece cien vidas en el camino del Amado, a cada paso arroja mil cabezas a Sus pies.

4

¡Oh hermano mío! Hasta que holles el Egipto del Amor no has de hallar al José de la Belleza del Amigo; y a no ser que, como Jacob, reniegues de tus ojos externos, jamás has de abrir el ojo de tu ser interior; y a no ser que ardas con el fuego del amor, jamás has de comulgar con el Amante de tu Anhelo.

5

A nada teme un amante, ni mal alguno puede aquejarle: Tú lo contemplas frío en el fuego y seco en el mar.

6

Amante es aquel que fresco vive en el fuego del infierno;
y sabio es quel que entre las aguas, seco permanece. [2]
7

El amor no admite existencia, ni desea vida: vida ve en la muerte y busca la gloria en la verguenza. Para merecer la locura del amor, el hombre ha de tener corfdura abundante; para merecer los lazos del Amigo, ha de estar pleno de espiritualidad. ¡Bendito sea el cuello atrapado en Su dogal, y feliz la cabeza que cae en la senda polvorienta de Su amor! Por lo tanto, oh amigo, renuncia a ti mismo para que puedas hallar al Imcomparable; pasa de largo por esta tierra buscando tu morada en el nido celestial. Si quieres encender el fuego del ser y ser apto en el sendero del amor sé como la misma nada.

8

No se apodera el amor de un alma viviente
ni apresa el halcón una víctima muerta. [3]
9

El amor hace arder un mundo a cada instante, y asola cada país en el que planta su bandera. El ser no existe en su reino, y en sus dominios los sabios carecen de mando. El Leviatán del amor devora al maestro de la razón y destruye al señor del conocimiento. Bebe los siete mares sin saciar la sed de su corazón y dice: "¿Hay más aún?" [4] Rehuye de sí mismo y se aparta de todo en la tierra.

10

El amor es un extraño en cielo y tierra;
Setenta y dos locuras en él encierra. [5]
11

A múltiples víctimas atenazaron sus garras y a innumerables sabios sus flechas atravesaron. Sabed que todo lo rojo en el mundo procede de su cólera y que toda palidez de las mejillas viene de su veneno. No admite más remedio que la muerte y no anda sino en el valle sombrío; aún así, a los labios del amante su veneno es más dulce que la miel y, a los ojos del buscador, su destrucción es preferible a millares de vidas.

12

Por lo cual, para que el espíritu pueda ser purificado, y ya limpio pueda conocer la grandeza del Señor de los Mundos, han de arder en el fuego del amor los santánicos velos del lyo.

13

El fuego del amor todo lo enciende y lo quema,
Entra, entonces, al páis de los amantes. [6]
14

Y si el amante, confirmado por el Creador escapa de las garras del águila del amor, entrará en el

Notes

1. [FaríduŽd-Dín `Attár (aprox. 1150 - 1230 A.C.), el gran poeta persa súfí.]

2. [Poema místoco persa.]

3. [Idem.]

4. [QurŽán 50:29.]

5. [JaláluŽd-Dín Rúmí (1207 - 1273 A.C.), llamado también Mawláná (Maestro). Es el más grande de los poetas súfíes y fundador del Mawlaví, la orden de los derviches "danzantes".]

6. [De una oda de BaháŽuŽlláh.]


Previous | Next | Index of this work | List of works | TrueSeeker Home Page