Previous | Next | Index of this work | List of works | TrueSeeker Home Page

Valle Del Conocimiento

y saldrá de la duda para hallar la certeza, y se volverá de las oscuras ilusiones hacia la luz de guía del temor de Dios. Se abrirá su vista interior e íntimamente converserá con el Bienamado; entreabrirá el portal de la verdad y la piedad, y cerrará las uertas de las vanas imaginaciones. En esta etapa se contenta con el decreto de Dios, ve en la guerra la paz, y encuentra en la muerte los secretos de la vida sempiterna. Con ojos interiores y exteriores atestigua los misterios de la resurrección en los dominios de lo creado y en las almas de los hombres, y purificado su corazón, comprende la sabiduría divina en las infinitas Manifestaciones de Dios. En el océano discierne una gota, y en una gota contempla los secretos que atresora el mar.
1

¡Parte el corazón del átomo,
y mira dentro de él. Hallarás el sol! [1]
2

En este Valle, el caminante no ve sino la clara providencia de las obras del Verdadero, diciendo a cada paso: "No puedes ver ningún defecto en la creación del Dios de Misericordia. Vuelve a mirar. ¿Puedes ver acaso una sola falla?" [2] Percibe justicia en la injusticia, y en la injusticia merced. En la ignorancia encuentra ocultos muchos conocimientos y, manifiestas en el conocimiento, innumerables sabidurías. Rompe la jaula del cuerpo y de las pasiones y se asocia con los pueblos del reino inmortal. Asciende por los peldaños de la verdad interior y se apresura hacia el cielo de profunda significación. Viaja en el arca del "les mostaremos nuestras señales en las regiones y en ellos mismos", [3] y navega sobre el mar de "hasta que se les haga evidente que (este Libro) es la verdad". [4] Y se se encontrase con la injusticia tendrá paciencia, y al enfrentarse a la ira manifestará amor.

3

Había una vez un amante que había sufrido varios años la separación de su amada y se consumía en el fuego de la lejanía. Por imperio del amor su corazón quedó vacío de paciencia y su cuerpo cansado de su espíritu; consideraba una burla la vida sin ella y el tiempo lo iba consumiendo. Muchos fueron los días en que, añorándola, no halló sosiego y muchas las noches en que su dolor por ella le privó del sueño; su cuerpo se consumía en suspiros, la herida de su corazón lo había convertido en un quejido lastimero. Habría dado mil vidas por una gota de la copa de su presencia, pero de nada le sirvió. Los médicos no le encotraban remedio, y sus camaradas evitaban su compañía; ciertamente los doctores no conocen el remedio para un enfermo de amor, a no ser que el favor de la amada lo salve.

4

Finalmente el árbol de su añoranza engendró el furto de la desesperación y el fuego de su esperanza se redujo a cenizas. Una noche, sin poder ya vivir, salió de su casa y se dirigió a la plaza. De repente un sereno le siguió. Perseguido por él echoó a correr. Entonces otros se unieron a éste cerrándole todos los caminos al fatigado. Clamando, el desdichado corrió de aquí para allá lamentándose, "Seguramente este guardia que me perisgue tan tenazmente es `IzráŽíl, mi ángel de la muerte; o es un tirano que trata de hacerme daño". Sus pies lo sostenían, uno sangrando por la flecha del amor, mientras su corazón se lamentaba. Entonces llegó hasta el muro de un jardín, y lo escaló con inerrable dolor, ya que era muy alto; y olvidándose de su vida se arrojó al jardín.

5

Y vió allí a su amada, quien lámpara en mano, buscaba un anillo que había perdido. Cuando el amante de subyugado corazón vió a su amado corazón, respiró profundamente y alzando sus manos en oración, exclamó: "¡Oh Dios! ¡Otorga gloria, riquezas, y larga vida al guardia, ya que era Gabriel, quien guió a este pobre; o era Isráfil, que dió vida a este desdichado".

6

Verdaderamente, sus palabras eran ciertas, pues había hallado mucha justicia secreta en esta aparente tiranía del sereno, y vio cuánta clemencia yacióa oculta tras el velo. En su cólera, el guardia había guiado a aquel que estaba sediento en el desierto del amor, al océano de su amado e iluminado la noche de la ausencia con la luz del encuentro. Había lanzado a quien estaba alejado hacia el jardín de la cercanía y había guiado a un alma doliente haci a el médico del corazón.

7

Ahora bien, si el amante hubiese tenido visión, desde un principio hubiera bendecido al guardia y rogado por él y hubiera visto justicia en esa tiranía; pero estándole velado el fin, en un principio prorrumpió en lamentaciones y quejas. Mas aquellos que transitan en los jardines del conocimiento, porque ven el fin en el principio, ven paz en la guerra y en la ira, amistad.

8

Tal es el estado de los caminantes en este Valle. Mas los que están en los Valles superiores ven el principio y el fino como uno solo. Más aún, no ven ni principio ni fin, y no advierten ni "primero" ni "último". [5] Los que residen en la ciudad inmortal, habitantes del verde jardín, no ven ni siquiera "primero" ni "último". Huyen de todo lo primero y rechazan todo lo que es último. Pues ellos han pasado por sobre los mundos de los nombres y traspuesto los mundos de los atributos tan veloces como el relámpago. Por ello se dice: "la Unidad Absoluta excluye todos los atributos". [6] Y han hecho su morada a la sombra de la Esencia.

9

Por lo cual, a propósito de esto, Khájih `AbduŽlláh [7] -- que Dios El Supremo santifique tu amado espíritu -- explicó sutilmente y habló con elocuencia sobre el significado del versículo: "Guíanos por el recto sendero". [8] Que es: "Muéstranos el camino correcto, o sea, hónranos con el amor de tu Esencia, para que seamos liberados de volvernos hacia nosotros mismos y hacia todo lo que no seas Tú, y lleguemos a ser completamente Tuyos, a conocerte sólo a Ti, a verte sólo a Ti y a no pensar en nadie salvo en Ti".

10

Más aún, ellos se elevan aún por encima de esta posición. Por lo que se dice:

11

El amor es un velo entre el amante y el amado;
Más no me está permitido decir. [9]
12

A esta hora, el alba del conocimiento ha despuntado y se apagan los candiles del caminar y del vagar sin rumbo. [10]

13

Velado le era esto a Moisés
pese a toda su fuerza y su luz;
entonces tú, que ni alas tienes siquiera
no ententes volar. [11]
14

Si eres hombre de comunión y oración, remóntate en alas de la ayuda proveniente de Almas Santas, para que puedas contemplar los misterios del Amigo y alcanzar las luces del Bienamado. "Verdaderamente, Somos de Dios y a Él regresamos". [12]

15

Luego de haber atrevasado el Valle del Conocimiento que es el último plano de la limitación, el caminante llega al

Notes

1. [Poema místico persa.]

2. [QurŽán 67:3.]

3. [QurŽán 41:53.

Idem.

]

4. [QurŽán 41:53.

Idem.

]

5. [QurŽán 57:3.]

6. [Dicho atribuído a `Alí.]

7. [Shaykh Abú IsmáŽíl `AbduŽlláh de Hirát (1006 - 1088 A.C.), líder súfí y descendiente de Abú Ayyúb, un compañero de Muhammad. Conocido principalmente por sus Munáját (Súplicas) y RubáŽyyuát (Cuartetas). "Ansár" significa "Ayudantes" o compañeros de Muhammad en Medina.]

8. [QurŽán 1:5.

Rúmí.

]

9. []

10. [Una referencia a la jornada y búsqueda mística por la verdad, guiado por "luces" o sea líderes súfíes. BaháŽuŽlláh adviertre aquí a los místicos que el advenimiento de la Manifestación Divina en Su Día, no requiere más búsqeda. Dicho atribuído a `Alí: "Apaga la linterna cuando se levanta el soo" -- el sol referiéndose a la Manifestiación de Dios en el Nuevo Día.

Rúmí.

]

11. []

12. [QurŽán 2:151.

Rúmí.

]
Previous | Next | Index of this work | List of works | TrueSeeker Home Page